sábado, 29 de abril de 2017

CORRER y emigrar


El pasado domingo culminó la primera fase de una aventura que comenzó -formalmente- en junio del año pasado, cuando me llegó un mail que anunciaba la 1/2 Maratón de Madrid 2017. Y, sin pensarlo mucho, me inscribí. Fue instintivo. Impulsivo. Producto de muchas emociones que estaba viviendo en ese entonces. Sin embargo, esta aventura empezó verdaderamente en abril de 2015 cuando corrí mi primera carrera. Los 10K de la EDP Rock 'n' Roll de Madrid. Quién iba a decir en ese entonces que 2 años después volvería a correr la misma carrera, pero en formato media maratón.

La verdad es que si 10 años atrás alguien me hubiese dicho que cuando tuviese 30 iba a correr una media maratón, no lo hubiese creído nunca. ¿Yo, corriendo? ¡Por favor! Si no era capaz de darle 2 vueltas a una cancha de fútbol. Aunque siempre he hecho ejercicio; correr no era lo mío. Sino que lo digan mis compañeras de TS del colegio Saint-Vincent de Soignies. Bien saben ellas como sufrí cada una de las clases de atletismo que hice durante mi año de intercambio en Bélgica.