sábado, 4 de marzo de 2017

El porqué ahora leo revistas masculinas


Todo sucedió sobre las 5:45 de la tarde, al finalizar una reunión con un cliente. Estábamos hablando de redes sociales para ligar (yo es que soy pro estas apps [pero de eso les cuento otro día]) cuando cité el último artículo de una revista masculina que explicaba por qué ya no se liga en los bares. La clienta, mujer, inmediatamente respondió: "Yo lo leí. ¡Muy gracioso! Es que yo soy muy fan de GQ" (la revista en cuestión). Compartí su opinión e intercambiamos comentarios sobre lo inteligentes, divertidas e interesantes que suelen ser las publicaciones de esa revista. 

Entonces me puse a pensar en los artículos de revistas (online) que he leído últimamente y que siento me han aportado algo (o vamos, que al menos me han interesado leer) y resulta que la mayoría han sido en revistas masculinas: GQ (de mis favoritas), Esquire, Forbes, Men's Health.

¿Qué pasa entonces con las revistas femeninas?

Búsqueda rápida en las web de los principales medios lifestyle femeninos (ya saben, los míticos de siempre en sus versiones españolas) y en resumen, cambiando algunos personajes o tipos de prenda, eran más o menos así:

- Los mejores looks de inserte aquí el último evento con alfombra roja
- El porqué Kim Kardashian y Kanye ya no están juntos
- La dieta que está de moda entre las celebrities
- Cómo hacerte un eyeliner de 10 en 3 pasos
- Los mejores peinados para el invierno
- 5 básicos que deberás tener a partir de ahora
- Protege tu piel del frío con estas hidratantes

¡BASTA!


¿Quién dijo que a las mujeres solo nos interesaban la moda, el cotilleo y los tips de belleza? ¿Por qué nos subestiman tanto? Que está bien, que yo entiendo que la moda y el chismorreo venden y que hay que pagar nómina (vamos, que yo también reviso esas publicaciones); pero ¿por qué me cuesta tanto encontrar entre artículos banales, tips de maquillaje y vestidos de Alta Costura vs. su versión low cost un buen texto que me de ganas de leer, que me haga reír y me haga sentir normal?

¿Por qué debo leer en GQ sobre la desigualdad entre hombres y mujeres en el cine y sobre la reivindicación del trabajo de la mujer antes que en la VOGUE?

¿Por qué los hombres están escribiendo textos más relevantes para mi que las mujeres?

¿Por qué, de los cientos de artículos que tiene una web, hay solamente uno o dos con verdadero contenido de calidad, escondido entre trucos de belleza y estrellas del streetstyle?

Salvo algunas revistas femeninas, que de cuando en cuando publican textos que me apetece abrir, pocas veces puedo leer un artículo (o ver las decenas de fotos, porque cada día las publicaciones tienen menos texto) sin terminar cuestionado mi dieta, sintiéndome gorda o culpable (y pobre) por no llevar los zapatos de temporada ni haber renovado mi armario desde quién sabe cuándo (porque aunque nos resistamos, al final la presión social nos afecta a todos).

Ojalá pudiese darle respuesta a todas las preguntas que he planteado antes en este post, pero no. Después de darle vueltas al tema, termino pensando que los medios nos quieren convertir en repetidos cliché llenos de estereotipos y ya. Si las directoras de las revistas femeninas supieran lo mucho que me río con los textos de las masculinas y la cantidad de frases que saco de ellos para compartir, serían un poco más creativas a la hora de planificar el contenido editorial de su medio. Pero ir en contra de la corriente siempre ha sido una tarea difícil. Hasta para los grandes medios.

En fin, que necesitamos a más mujeres (u hombres) escribiendo cosas inteligentes en revistas femeninas. Editoras, les aseguro que no todo está perdido. Existimos quienes abrimos y leemos completos los artículos que hablan de cosas distintas a tendencias y cotilleo. No somos un mito. 

Mientras tanto, yo seguiré leyendo a todos los hombres que tienen algo inteligente qué decirme. Gracias por eso, chicos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada