domingo, 24 de abril de 2016

Guía práctica para vivir en España - PARTE I


Hace unas semanas cumplí 2 años de haber llegado a España, y aunque no es mucho tiempo y aún me queda mucho por ver, he aprendido algunas cosas. Por lo que he decidido hacer una lista de cosas tontas (y no tan tontas) que quizá te ayuden a hacer más fácil el proceso de adaptación en caso de que se vengan a vivir y trabajar en la capital española.

Estoy segura que me faltarán muchas, y que quienes ya tengan tiempo aquí conocerán otras, pero esta es simplemente una lista básica. 

Aquí vamos:

1. Quizá una de las razones que te lleven a elegir España como tu próximo destino es el idioma. Es decir, compartes el mismo lenguaje. Pues déjame decirte que estás equivocado. A ver sí, es el mismo, pero no, no es el mismo. Las mismas palabras no siempre tienen el mismo significado y tus frases clichés de toda la vida no las entienden todos (o casi nadie). Aquí no se dice "aló" cuando contesta el teléfono sino "hola". El aire, la calefacción y la luz se encienden, no se prenden. Las pantaletas y sostenes no existen; aquí se llaman bragas y sujetadores. Nuestras medias son calcetines y nuestras medias pantys son medias. Por cierto, jamás de los jamases se te ocurra pedirle a alguien que se arrime hacia a un lado diciéndole "córrete para allá" o "¿te puedes correr?". Tampoco preguntes si en esa tienda trabajan "corrido", porque correrse le llaman aquí al proceso final del coito, así que sí, vas a quedar muy mal.

A pesar de eso, a veces te sorprenderás al escuchar cosas que pensabas solo se decían en tu país. Y eso sí es muy divertido. La primera vez que escuché el "y va que chuta" o el "por si las moscas" me sentí en casa.

2. El ahorita no existe y el ahora es un tiempo inmediato o más tarde. Es decir, si te encuentras a un compañero de trabajo en el baño, cuando te despidas te dirá: "hasta ahora". Incluso cuando eso significa: te veo en 5 minutos o te veo en 5 horas. El "hasta luego" y el "hasta ahora" tampoco significan lo mismo. El primero se dice cuando te despides y no sabes cuando volverás a ver a la persona, y el "hasta ahora" es: nos vemos en un rato. 

3. Los españoles no son antipáticos o cerrados, simplemente no son tan regalados como los venezolanos. No esperes que te inviten a tomar cañas a la semana de conocerlos. Ni siquiera luego del primer mes. Hacer amigos toma su tiempo.

Tampoco son hipócritas. Si les caes bien, serán los mejores por los siglos de los siglos. Pero si no, no es que serán antipáticos ni groseros, pero tampoco fingirán ser tus amigos. Ellos son como son: claros. Y es parte de su encanto.

4. En Madrid, aunque oficialmente existen las 4 estaciones, la verdad es que solo hay 2: invierno (y hace mucho frío) y verano (con un calor de los mil demonios). La primavera y el otoño son dos estaciones que tienen problemas de personalidad y no saben si ser frías o calientes. Es el famoso entretiempo en el que no sabes cómo vestirte ni qué planes hacer porque no tienes ni idea de cómo vaya a estar el día. Así que puede que un día de abril salgas con camiseta y después tener que usar un abrigo super gordo en mayo. En el entretiempo todo es posible.

Tip para las chicas: las medias (pantys) negras te pueden salvar la vida y todos los outfits de invierno, primavera y otoño. No importa cuántas tengas, siempre serán insuficientes y vas a necesitar más.

Tampoco importa lo caras que sean tus medias, siempre se acabarán rompiendo. Así que mejor que compres baratas (los paquetes de 4 que venden en Primark son una buena opción).

5. A diferencia de Venezuela, los servicios básicos aquí son muy caros. Yo, por ejemplo, me la paso apagando luces cuando salgo de los baños y las cuartos, incluso cuando no es mi casa o no he sido yo quien los ha encendido.


6. En España la mayoría de los planes comienzan siempre con un: ¿nos tomamos unas cañas? (en cualquier lugar) Ya después de ahí, todo es posible.

Aquí una "caña" es la cerveza que te sirven en un vaso pequeño (a veces muy pequeño), la "doble" te la sirven en un vaso más grande, y la "jarra", pues la jarrita de cerveza. A menos que pidas un botellín (o una cerveza importada) casi nunca te darán la cerveza en botella. Siempre en vaso servida de sifón.

7. La tapa que acompaña la caña es un derecho (esto me lo explicó un amigo). Así que si llegas a un bar y pides una bebida y no te ponen tu tapa, reclámala. Si no te la dan, paga y vete a otro bar. Aunque hay lugares donde solo te podrán patatas (papas) o aceitunas, existen bares donde puedes cenar con las tapas gratuitas que te sirven con la bebida.

8. Aquí el almuerzo que conocemos de toda la vida se llama COMIDA. El almuerzo es un tentempié que tomas entre el desayuno y la comida.

9. Los españoles tienen los horarios más raros cuando de comida se trata. El desayuno se toma sobre las 9-10 de la mañana. Luego el almuerzo es sobre las 12:30 - 1 y a las 2 se hace la verdadera COMIDA del mediodía. La merienda se hace sobre las 6 y la cena se toma a las 10.

10. Aquí el mediodía es a las 2 de la tarde, y la tarde dura hasta las 8. Después de las 9 es que puede llamarse noche. Así que ya saben: "nos vemos a las 8 de la tarde". 

11. Puedes pasarte 1 año entero comiendo fuera de casa todos los días, sin repetir restaurante, y no terminarías de conocer todos los que tiene Madrid. Podrías beberte una caña en un bar distinto todos los días durante 2 años, y no acabarías de conocer todos los bares que tiene Madrid.

12. Para los españoles la cerveza no es una bebida alcohólica. Pueden decirte: Hoy no voy a beber, solo me tomaré un par de cañas (y no necesariamente se refieren a las servidas en vaso pequeño). 

El vino es algo que solo se bebe con la comida o con el aperitivo. Más de 3 copas está prohibido. Es más, después de la segunda copa de vino vienen obligatoriamente "las copas".

Las copas son los "tragos" que conocemos nosotros, preparados con alcoholes más fuertes: whisky, ron, ginebra, vodka...

El cuba libre se llama cubata (aunque no sabe igual) y ahora en España está muy de moda el Gintonic. Es lo qué más se bebe en todos los bares.

El whisky o se toma en las rocas o con coca cola. ¿Qué asquerosidad es esa de beberlo con agua y soda?

BONUS TIP: Los relaciones públicas (personas fastidiosas que están por todo Madrid tratando de que entres al bar en el que ellos trabajan) que están por Sol y La Latina pueden ser un tanto acosadores, pero si les haces caso puede que termines bebiendo barato y entrando a bares nuevos que de otra forma no hubieses conocido nunca. Así que si andas de humor, hazles caso y déjate llevar. 

13. El día de tu cumpleaños es bueno si llevas desayuno de regalo para tus compis de trabajo. Aunque no es obligatorio, todos lo estarán esperando. Así que mejor llévalo y quedas muy bien.

14. Las parejas españolas no suelen rumbear o salir de fiesta juntas, tampoco mezclan a sus grupos de amigos. Eso del novio que pasa recogiendo, brinda y cuida a todas tus amigas cuando salen a bailar aquí no se usa. Así que si no sabes salir sin tu pareja, prepárate para ser el único entre tus compis españoles que sale emparejado. 

Y ustedes, ¿conocen otras cosas tontas y no tan tontas que deba conocer alguien que quiera mudarse a España? :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada